SeStudyAbroad

Una breve historia de Alemania

Alemania tiene una larga historia, y su pueblo, como la mayoría de los pueblos europeos, se remonta a la época del Imperio Romano. Hace más de 2 milenios, las regiones del norte y el oeste de Europa fueron ocupadas por una gran variedad de tribus germánicas, y aunque Julio César empujó los límites del Imperio Romano hacia el este hasta el río Rin, los romanos no lograron dominar la región al este del Rin y al norte del Danubio, justo el centro de lo que hoy es Alemania1.

Los francos y Carlomagno

Hacia el final del Imperio Romano, los francos asumieron una posición de liderazgo entre un gran número de pueblos germanos. Durante la dinastía merovingia, que comenzó con el líder Clovis en el año 466 AD, el reino franco se extendió hasta incluir la mayor parte de lo que es Francia actualmente y la mitad suroeste de lo que hoy es Alemania. Sin embargo, hacia el final del siglo octavo el poder y la autoridad de la dinastía merovingia comenzaron a disminuir y el reino se dividió en varias pequeñas facciones en guerra, todos compitiendo por el poder2.
 
Charles Martel, un sagaz líder militar de la época, conquistó la mayor parte del reino de los francos, y Pipino, su hijo, también llamado Pipino el Breve, depuso al último de los reyes merovingios y comenzó la nueva dinastía carolingia. A Pipino le sucedieron sus dos hijos, Carlomán (quien asumió el trono en primer lugar) y Carlomagno.
 
Tras la muerte de Carlomán en el año 771, Carlomagno asumió el trono y amplió el reino hasta incluir gran parte de la Europa occidental. Se ganó el favor de la Iglesia Católica mediante la protección de las explotaciones papales de los lombardos, y en el año 800 fue coronado emperador por el Papa León III en Roma. Carlomagno fue emperador durante toda la vida de su hijo, y tras su muerte, el imperio se dividió entre sus tres nietos, como se indica en el Tratado de Verdún en 8433. El primer nieto, Carlos el Calvo, gobernó la parte occidental del reino, lo que eventualmente se convertiría en Francia. Louis (Luis el Germánico) tomó la parte este que más tarde sería Alemania, y Lotario fue galardonado con la gran franja entre estos dos territorios, llamándola Lothairingia. Más tarde esta franja sería reclamada tanto por Francia como por Alemania y se convertiría en una fuente permanente de conflicto entre los dos países.

Los sajones

Luis el Germánico y sus herederos que posteriormente asumirían el trono, no podía controlar el nuevo reino alemán. Escandinavos y magiares (húngaros) constantemente acosaban sus fronteras, y los jefes tribales se vieron obligados a luchar contra los invasores. Finalmente el reino alemán se dividió en cinco ducados tribales: Franconia, Sajonia, Lorena, Suabia y Baviera.
 
A la muerte del último heredero de Carlomagno en el año 911, los líderes (duques) de los cinco ducados eligieron a Conrado, duque de Franconia, como rey alemán. Sin embargo, cuando Conrado murió ocho años más tarde, el voto para el nuevo rey fue al duque de Sajonia, Enrique I, fundador de la dinastía sajona. Entre otros logros, el rey Enrique cedió parte del poder de los señores feudales y añadió Bohemia del reino alemán4.
 
El rey más conocido de la dinastía sajona era hijo de Henry, Otto, conocido como Otto el Grande, quien gobernó el reino alemán desde 936 hasta 973. En 955, Otto evitó con éxito los levantamientos de los magiares y devolvió a Alemania la Marca del Este (Austria). Él restauró la autoridad papal y fue coronado emperador romano en el año 962, hecho que marca el comienzo del Sacro Imperio Romano5.

La Casa de Hohenstaufen

Puerta de Brandeburgo en BerlinEn 1125, los electores nobles eligieron a Lotario, duque de Sajonia, como el siguiente monarca. El siguiente en la línea de sucesión era su yerno Henry Guelph, duque de Baviera, pero tras la muerte de Lotario en el año 1138 los electores eligieron en lugar a Conrado III de la Casa de Hohenstaufen como su nuevo líder. Durante el reinado de Conrado III, las fronteras alemanas se extendieron hacia el este por la costa del Báltico con la conquista de Mecklenburg.
 
Frederick I, conocido como Barbarroja, sucedió a su tío Conrado en 1152 y es considerado el líder más destacado de los Hohenstaufen. Gobernó Alemania, con firmeza y sabiduría, fomentando el aprendizaje, el comercio, la colonización de Alemania del Este, y la fundación de ciudades. Convirtió Austria en ducado y añadió Pomerania occidental a su imperio. Cuando Enrique el León no pudo apoyarlo en sus guerras de Italia, Barbarroja expulsó a los güelfos de los ducados de Sajonia y Baviera. A pesar de sus éxitos, Barbarroja no logró uno de sus principales objetivos: el establecimiento de su autoridad sobre el norte de Italia6. A Barbarroja le sucedió su hijo Enrique VI en 1190, quien dio paso a su hijo Federico II en 1212.

La disminución del poder imperial

A la muerte del hijo de Federico, Conrado IV (quien reinó entre 1240 y 1254), el reinado de los Hohenstaufen llegó a su fin a la vez que el empeño de Alemania por gobernar Italia provocó una lucha por el poder entre los nobles. Un período de 19 años de caos, conocido como el Gran Interregno, se produjo en Alemania. Por último, en 1273, los nobles eligieron Rodolfo I de Habsburgo como rey y emperador. Rodolfo restauró el poder real en Alemania y puso a Austria bajo el dominio de la familia Habsburgo7.
 
Cuando Rodolfo I murió en 1291, los nobles eligieron a un príncipe de otra dinastía como gobernante, y durante los siete reinados siguientes la guerra civil y los disturbios se apoderaron de Alemania. La paz llegó finalmente cuando Carlos IV, de la familia de Luxemburgo, ascendió al trono, convirtiéndose en uno de los gobernantes más capaces de Alemania de la época. Fue seguido por sus dos hijos, el más joven Segismundo (reinó desde 1411 a 1437), quien permitió la ejecución de Juan Hus, el reformador religioso bohemio. Segismundo fue finalmente reemplazado por Alberto II de la familia de los Habsburgo, que sería el primero de una dinastía que ostentaría el título de emperador del Sacro Imperio Romano hasta su final en 18068.

La Reforma protestante y la Guerra de Treinta Años

El dominio de los Habsburgo creció en tamaño y en poder, aunque sin tener en cuenta la creciente independencia de los príncipes alemanes. Por ello, la Reforma Protestante, encabezada por Martín Lutero, se benefició de tal ausencia y la rebelión contra la Iglesia católica romana se extendió rápidamente.
 
Los elevados impuestos y la opresión tanto por parte de la iglesia como por el estado enfurecieron a los campesinos de la zona que hoy es Alemania, por lo que tomaron las armas contra sus señores feudales en la Guerra de los Campesinos de 1524 a 1526. Martín Lutero, que estaba fuertemente apoyado por la nobleza, condenó el levantamiento y ayudó a dirigir el movimiento que aplastó la revuelta con una fuerza excesiva. Al final, más de 100 000 campesinos fueron asesinados y la servidumbre se constituyó legalmente poco después9.
 
Gracias a su ayuda, el luteranismo, la religión que Lutero describe en "Noventa y cinco tesis," se hizo popular y ganó fuerza entre los nobles. La amenaza del protestantismo al futuro del Sacro Imperio Romano no pasó desapercibida por el emperador Carlos V, quien también era el rey de España con el nombre de Carlos I. Carlos, nieto de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, pasó gran parte de su reinado luchando contra la creciente amenaza del protestantismo y esforzándose por mantener el Sacro Imperio Romano intacto10.
 
A lo largo de su periodo como emperador, tuvo que soportar una serie de amenazas por parte de la creciente oposición, celebró diferentes reuniones, y forjó varias treguas. La Liga de Esmalcalda, integrada por los estados alemanes protestantes, fue derrotada por los Habsburgo en 1547, aunque continuó una ligera resistencia armada a la autoridad imperial. En 1555, la Paz de Augsburgo dio a cada príncipe la potestad de decidir la religión de su señorío. Mientras tanto, la Iglesia Católica de Roma había emprendido la Contrarreforma, y en 1600 la mayor parte del sur de Alemania había regresado al catolicismo11. Debido a sus esfuerzos, Carlos V es considerado uno de los grandes líderes europeos de la historia.
 
En 1618, los nobles protestantes del estado alemán de Bohemia se rebelaron contra su gobernante católico de la Casa de Habsburgo. Poco después, un conflicto que más tarde sería conocida como la Guerra de Treinta Años, se extendió por toda Europa, aunque Alemania continuó siendo el principal campo de batalla. La guerra duró tres décadas hasta 1648, cuando la paz de Westfalia puso fin a la guerra y a la autoridad del emperador en la Alemania no comprendida en el dominio de los Habsburgo. Alemania estaba en ruinas después de la guerra, con miles de muertos y el comercio y la economía habían quedado devastados12.

Prusia emerge

Monumento a los Soldados Soviéticos en Berlin Lo que fuera un ducado en Polonia, Prusia, se unió en 1618 con el estado alemán de Brandeburgo del que Berlín era la capital. El "gran elector", Federico Guillermo de Brandeburgo, adquirió con la Paz de Westfalia algunas zonas comprendidas entre Brandeburgo y Prusia. Más tarde obtuvo para Prusia la independencia de Polonia y proclamó su potestad sobre dos pequeños estados en el oeste de Alemania. De este mosaico de posesiones territoriales surgiría la futura Alemania. A su muerte, el Gran Elector dejó un Brandeburgo fuerte económica y militarmente13.
 
En 1686, el rey francés Luis XIV tenía previsto ampliar el territorio de Francia a expensas de Alemania. Varios Estados alemanes se unieron para formar la Liga de Augsburgo, que más tarde se convirtió en la Gran Alianza, con el fin de parar tal incursión. En conjunto, estos estados lucharon contra Francia en la Guerra de la Gran Alianza desde 1689 a 1697. Lucharon hasta llegar a un punto muerto, aunque la Gran Alianza consiguió evitar la expansión francesa14.
 
Frederick, el hijo y heredero de Federico Guillermo, fue uno de los líderes más destacados de Prusia. Ayudó al emperador del Sacro Imperio Romano en las guerras contra Francia y contra los turcos, y, a cambio, el emperador del Sacro Imperio Romano convirtió el dominio de Hohenzollern en el reino de Prusia en 1701. El mismo Federico asumió la corona como Frederick I, y su hijo, Federico Guillermo gobernó el país desde 1713 hasta 1740. Este último es conocido por haber derrotado a los suecos en la Guerra del Norte (1700-1720), que finalmente ganó para Prusia nuevas tierras a lo largo del Mar Báltico15.
 
A Federico Guillermo I le sucedió su hijo Federico II en 1740. Federico el Grande, como se le llamaba, se apoderó de la provincia austriaca de Silesia lo que llevó a la Guerra de Sucesión de Austria (1740-1748). Después de la guerra, Frederick y Prusia retuvieron la provincia de Silesia.
 
Al temer el poder de Prusia que seguía en aumento, Austria formó una alianza con Rusia, Francia, Suecia y Sajonia. Federico el Grande firmó un tratado con Gran Bretaña, y juntos invadieron Sajonia en 1756, lo que llevó a la Guerra de los Siete Años, desde 1756 a 1763. Prusia se enfrentaba a una derrota segura, pero al retirarse Rusia, Frederick pudo firmar un tratado de paz en el que Prusia no ganaría, pero tampoco perdería terreno16. En 1772 se unió a Austria y Rusia en la ejecución de la primera partición de Polonia, obteniendo una franja de territorio a lo largo del Báltico que unía eficazmente las dos partes de Prusia.
 
Mientras que Prusia y Austria aumentaban en tamaño y poder, la parte occidental de Alemania fue fragmentándose en facciones más pequeñas. De hecho, a finales del siglo 18 había más de 1.800 territorios soberanos independientes en Europa Occidental-300 estados y 1.500 posesiones de la nobleza17.

Alemania y Napoleón

Atemorizados por la Revolución Francesa (1789-1799), tanto Federico Guillermo II de Prusia como José II de Austria declararon su apoyo a la monarquía francesa. El gobierno revolucionario francés consideró esto como una amenaza, y un año después comenzó la guerra. Prusia firmó la paz con Francia en 1795, mientras que Austria hizo la paz a través de un tratado en 1797. Mientras tanto Polonia había sido dividida aún más mientras que los dos reinos, Prusia y Austria aumentaron en territorio.
 
Durante los siguientes diez años, la guerra con Napoleón estalló en tres ocasiones en los territorios alemanes y cada vez Francia obtuvo la victoria. Napoleón reorganizó Alemania en 30 estados soberanos conocidos como la Confederación del Rin, abolió el Sacro Imperio Romano y forzó a unos tratados indignantes tanto a Prusia como a Austria18.
 
Finalmente Prusia se alió con Gran Bretaña, Rusia y Suecia, con el propósito de liberar a Europa de los franceses. Austria y otros estados alemanes se unieron a la alianza consiguiendo rendir a Napoleón en Waterloo. En el Congreso de Viena de 1815, Prusia recibió Renania y parte de Sajonia, mientras que Austria ganó Lombardía-Venecia y parte de Polonia.

El imperio alemán

En 1861, Guillermo I de Prusia asumió el trono y nombró Otto von Bismarck canciller. Bajo Bismarck, el ejército prusiano fue modernizado e incrementado, ya que planeaba unificar Alemania bajo el dominio prusiano. La primera prueba para este nuevo ejército llegó en 1864 con la guerra de Schleswig y Holstein, dos ducados que habían estado bajo el poder de Dinamarca durante cientos de años. Prusia y Austria se apoderaron de los ducados en una empresa conjunta, pero en 1866 Bismarck provocó la Guerra de las Siete Semanas con Austria y, finalmente, anexó ambos ducados a Prusia. En 1867, formó la Confederación Alemana del Norte excluyendo a Austria19.
 
La victoria en la guerra franco-prusiana (1870-1871) ayudó a unificar Alemania. El orgullo nacional aumentó, y se formó el Imperio alemán, que consistía en Prusia y los estados alemanes del Sur y del Norte. Guillermo I fue coronado como el primer Kaiser (emperador) del nuevo Imperio alemán y Otto von Bismarck fue nombrado canciller de toda Alemania. Como nuevo canciller, Bismarck condujo el imperio alemán hacia una Triple Alianza con Austria, Hungría e Italia en 1882. Alemania comenzó a colonizar territorios en África, y en su propio territorio la industrialización estaba en pleno auge20.
 
Tras la muerte en 1888 de Guillermo I, su hijo Federico III le sucedió al trono, pero este murió tres meses más tarde. El hijo de Federico, Guillermo II, ascendió al trono, quien mantuvo continuos conflictos con Bismarck lo que condujo a la renuncia del canciller. No obstante, Alemania continuó con sus esfuerzos coloniales en África y el Pacífico Sur. Para 1900, la producción industrial del Imperio alemán rivalizaba con Gran Bretaña y los Estados Unidos. Kaiser William desplegó una marina fuerte en Alemania. Debido a esto, Gran Bretaña se unió a Francia y Rusia en 1907 para formar la Triple Entente, una medida destinada a contrarrestar la creciente fuerza de la Triple Alianza21.

Alemania y la Primera Guerra Mundial

Cuando la Primera Guerra Mundial estalló en 1914, Italia se retiró de la Triple Alianza. Turquía y Bulgaria se unieron a Alemania y Austria-Hungría para formar la Fuerza Central, una fuera en oposición a los 24 Poderes Aliados. Los aliados ganaron guerra y en 1918, con el Tratado de Versalles, Alemania fue despojada de sus colonias, su fuerza militar y una buena parte de su poder industrial. El país también se vio obligado a pagar indemnizaciones de guerra a los países de la Alianza22.
 
La derrota en la Primera Guerra Mundial significó el colapso de la monarquía Alemania, y una nueva República alemana se formó en su lugar. En agosto de 1919, una nueva Constitución, elaborada en Weimar, entró en vigor, y Friedrich Ebert fue elegido el nuevo presidente de Alemania.
 
Durante la República de Weimar, nombre por el que se conoce este período de la historia alemana, el pueblo alemán se sintió cada vez mas afrentado por las condiciones de paz del Tratado de Versalles. Habían considerado que la victoria estaba todavía a su alcance durante la Primera Guerra Mundial, y que Alemania había cedido demasiado en su derrota. Algunos oficiales militares habían apoyado una facción creciente liderada por Adolf Hitler en su fracasada rebelión de Munich, que siguió a la ocupación francesa del Ruhr23.

La Segunda Guerra Mundial y el Partido Nazi

Como líder del partido del Nacional Socialista Obrero Alemán (Nazi), Adolf Hitler formó un grupo de seguidores al prometer a los alemanes el retorno a la gloria pasada y culpó a los judíos y otros grupos no arios de problemas de Alemania. El partido nazi alcanzó mayoría en el Parlamento alemán con rapidez y en 1933, el presidente von Hindenburg nombró a Adolf Hitler canciller de Alemania. Un año más tarde, tras la muerte de Hindenburg, Hitler se proclamó a si mismo Führer (líder) de Alemania.
 
Adolf Hitler creía que el partido nazi era el sucesor natural tanto del Sacro Imperio Romano como del Imperio Alemán. Por esta razón, él llamó a su imperio el "Tercer Reich", o Tercer Imperio. Hitler construyó un Estado de partido único, una dictadura en la que los opositores de su régimen fueron encarcelados en campos de concentración y en la que se aprobaron leyes que limitan los derechos de los judíos y otras minorías. Él condenó el Tratado de Versalles y ordenó el servicio militar obligatorio y la formación para todos los hombres capaces. En 1936, formó una alianza con Italia conocido como el Eje Roma-Berlín, una alianza a la que posteriormente se sumaría Japón. A medida que su poder crecía, millones de judíos, gitanos y testigos de Jehová fueron enviados a campos de concentración a trabajar hasta su muerte o ser gaseados24.
 
En 1938, Hitler unificó Alemania y Austria. Más tarde ese mismo año, los líderes británicos y franceses trataron de "apaciguar a Hitler al permitir que Alemania anexara parte de Checoslovaquia25." Sin embargo, cuando Alemania invadió Polonia en 1939, estalló la Segunda Guerra Mundial.
 
Al ser Alemania una fuerza muy poderosa, pudo conquistar con éxito durante la guerra gran parte de Europa y partes de África. Sin embargo, las fuerzas aliadas liberaron las tierras conquistadas e invadieron Alemania. Sin estrategia para avanzar, el alemán finalmente se rindió sin condiciones en 1945.
 
A medida que se descubrían los cientos de campos de concentración en los meses finales de la guerra y poco después, los aliados determinaron que cerca de seis millones de judíos y millones de otras minorías fueron aniquilados a manos de Hitler y del Partido Nazi. Después de la guerra, Alemania fue despojada de todas sus conquistas y dividida en cuatro zonas distintas. La zona oriental fue ocupada por la Unión Soviética, mientras que las tres zonas occidentales estaban ocupadas, respectivamente, por los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia. Miles de nazis y otros criminales de guerra fueron juzgados y condenados por la Corte Mundial por sus despreciables crímenes contra la humanidad26.

Alemania después de la Segunda Guerra Mundial

Restos del muro de BerlinDespués de la Segunda Guerra Mundial, las tensiones crecieron entre la Unión Soviética y el mundo occidental, y Alemania se convirtió en un punto clave en esta época conocida como la Guerra Fría. El bloque del Este, o de la zona soviética de Alemania, pasó a llamarse República Democrática de Alemania, con Berlín como capital. Alemania Occidental, que duplicaba en tamaño a la Alemania del Este, se la denominó República Federal de Alemania, con Bonn como capital.
 
La recuperación fue rápida en Alemania Occidental después de la guerra. Bajo el liderazgo de su primer canciller Konrad Adenauer, Alemania Occidental se convirtió en miembro de la Unión Europea Occidental, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y lo que hoy es la Unión Europea. La Alemania del Este, por su parte, no se recuperó tan rápidamente. Berlín Occidental reflejaba la prosperidad de la nueva república, hecho que enfureció a los comunistas. Así, en 1948 los soviéticos trataron de obligar a las potencias occidentales a salir de Berlín, cerrando todas las entradas por tierra a la ciudad. Los suministros continuaron siendo transportados por vía aérea y miles de alemanes orientales huyeron a Alemania Occidental por Berlín27.
 
Cuando Adenauer falleció en 1963, su partido, la Unión Demócrata Cristiana, se mantuvo en el poder, primero bajo Ludwig Erhard (1963-1966) y luego bajo Kurt Kiesinger (1966-1969). La prosperidad continuó en Alemania Occidental y se crearon muchos puestos de trabajo, tantos que, de hecho, la República Federal de Alemania tuvo que aumentar su fuerza de trabajo con millones de trabajadores temporales.
 
En la década de 1960, la economía de Alemania Oriental mejoró notablemente, aunque continuó a la zaga de Occidente. En 1961, el régimen de Alemania Oriental construyó un muro entre Berlín Oriental y Occidental para acabar con los refugiados que acudían en manada a este último. En 1968 Alemania adoptó una nueva Constitución que reconocía oficialmente la división de Alemania en dos naciones distintas28.

Alemania unificada

En el otoño de 1990, las potencias occidentales de Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos renunciaron formalmente a la totalidad de sus derechos de ocupación de la posguerra, unos derechos que habían adquirido en el marco de la rendición de Alemania en la Segunda Guerra Mundial. El 3 de octubre de 1990, tras más de 40 años de división, Alemania finalmente se reunió en una sola nación con la “caída del muro"29. En diciembre del mismo año, el gobierno de coalición de Casco Kohl fue elegido en las elecciones celebradas en una Alemania unida por primera vez desde el año 1932.
 
Después de la reunificación de Alemania, surgieron muchos problemas económicos y sociales, sobre todo en los estados del este. Altas tasas de desempleo y el aumento de la delincuencia plagaron al país durante varios años, y los costos del proceso de reunificación retrasaron la economía en gran medida a lo largo de la década de 1990.
Referencias
1. “Julius Caesar:  The First Germanic Expedition.” livius.org. Retrieved 30 August 2013.
2. “Medieval Germany: The Merovingian Dynasty.” historymedren.com. Retrieved 30 August 2013.
3. Marshall, Henrietta Elizabeth. “Charlemagne.” mainlesson.com. Retrieved 26 August 2013.
4. “Saxony: History.” infoplease.com. Retrieved 26 August 2013.
5. “Otto the Great: 912-973.” thenagain.info. Retrieved 27 August 2013.
6. “The House of Hohenstaufen.” princeton.edu. Retrieved 27 August 2013.
7.The Holy Roman Empire and the Hapsburgs.” metmuseum.org. Retrieved 27 August 2013.
8. The Holy Roman Empire and the Hapsburgs.” metmuseum.org. Retrieved 27 August 2013.
9. “Short History of Germany.” nationsonline.org. Retrieved 28 August 2013.
10. “Charles V.” global.brittanica.com. Retrieved 2 September 2013.
11. “Behind the Name: Protestant Reformation.” behindthename.com. Retrieved 28 August 2013.
12. “European History: Thirty Years War.” britannica.com. Retrieved 28 August 2013.
13. “The History of Germany.” historyworld.net. Retrieved 29 August 2013.
14. “European History: War of the Grand Alliance.” britannica.com. Retrieved 29 August 2013.
15. “Germany: A Brief History.” expatica.com. Retrieved 29 August 2013.
16. Keffer, Phillip. “Major Conflicts: The Seven Years War.” let.rug.nl. Retrieved 30 August 2013.
17. “The History of Germany.” historyworld.net. Retrieved 30 August 2013.
18. Scheid, F.C. “The French revolutionary and Napoleonic Wars.” ieg-ego.eu. Retrieved 29 August 2013.
19. “Short History of Germany.” nationsonline.org. Retrieved 30 August 2013.
20. “1871 Proclamation of the German Empire.” en.chateauversailles.fr. Retrieved 30 August 2013.
21. “History of Germany.” princeton.edu. Retrieved 30 August 2013.
22. “The Treaty of Versailles.” historylearningsite.co.uk. Retrieved 30 August 2013.
23. “The Weimar Republic: 1919-1933.” tiki-toki.com. Retrieved 30 August 2013.
24. “The Rise of Adolf Hitler.” historyplace.com. Retrieved 27 August 2013.
25. “The History of Germany.” historyworld.net. Retrieved 30 August 2013.
26.World War II: The Fall of Nazi Germany.” theatlantic.com. Retrieved 28 August 2013.
27. “Germany and the Cold War.” talktalk.co.uk. Retrieved 30 August 2013.
28. “German History.” gh.oxfordjournals.org. Retrieved 30 August 2013.
29. “Reunification of Germany: October 3, 1990.” coldwar.org. Retrieved 26 August 2013.

follow us on twitter
follow us on google+
European University